Las leyes de la Física, y en especial las leyes de Newton podemos observarlas manifestarse diariamente en nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, para muchas personas estas pasan desapercibidas, ya sea por el simple desconocimiento, o porque consideran que son demasiado complejas de comprender, incluso que no tienen utilidad alguna.

¿Por qué sucede esto?

A pesar de que se nos enseñan estas leyes de la Dinámica en el programa de estudios, la mayoría de los estudiantes no les encuentran practicidad. Por ello, en este artículo veremos algunas de las muchas aplicaciones de las leyes de Newton y cómo se manifiestan en todas partes.

1er Ley de Newton

Empecemos con la primer ley de Newton, o la ley de la inercia, su enunciado dice:

“Todo objeto se mantiene en su estado de reposo o de movimiento rectilíneo uniforme, si la resultante de las fuerzas actúan sobre él es cero.”

¿Qué aplicaciones tiene esto? Bueno, el primer ejemplo en el cual se presenta y que es muy sencillo encontrarlo es cuando vamos de paseo en un automóvil. Cuando un conductor frena bruscamente, los pasajeros pasan de un estado de movimiento rectilíneo uniforme a uno de movimiento y posteriormente a uno de reposo, esto ocasionado por la fuerza que se aplica en el frenado. Además, si se da el caso de un choque y los pasajeros no tienen correctamente puestos los cinturones de seguridad, estos pueden estrellarse contra el parabrisas, asientos o puerta y salir seriamente heridos. Así que tener conocimiento de este principio de la inercia y utilizar adecuadamente el cinturón de seguridad podría salvar tu vida. Otro ejemplo donde encontramos el empleo de la primer ley de Newton es en las sondas espaciales, al estar en el espacio no experimentan fuerza externa que cambie la trayectoria de estas por lo que mantienen un movimiento rectilíneo uniforme lo que permite que puedan seguir avanzando a través del cosmos y capturando las magníficas fotografías del espacio.

2da Ley de Newton

Ahora vayamos con la segunda ley de Newton, o también conocida como ley de la proporcionalidad entre las fuerzas y aceleraciones, el enunciado de esta dice:

“Toda fuerza resultante diferente de cero, al ser aplicada a un objeto, le produce una aceleración en la misma dirección en que actúa. La magnitud de dicha aceleración es directamente proporcional a la magnitud de la fuerza aplicada e inversamente proporcional a la masa del objeto.”

Antes de ver qué aplicaciones tiene este principio primero comprendamos qué nos quiere decir. Este principio relaciona matemáticamente las fuerzas con el efecto que producen, de tal forma que resulta fundamental para resolver cualquier problema de dinámica. Nos proporciona una relación entre las causas, las fuerzas, los efectos y la aceleración.

Por ejemplo, cuando empujas un objeto como una caja. Se aplica una fuerza sobre él de manera sostenida, y se produce un incremento de su momento lineal (magnitud vectorial que relaciona la masa y velocidad de un cuerpo). Mientras mayor sea la masa de esta caja, mayor será el trabajo que se tiene que aplicar y menor la aceleración del movimiento de la caja. Ahora vayamos a las aplicaciones.

En medicina, la osteología, que es una rama de la anatomía que estudia científicamente el sistema óseo en general y de los huesos que lo conforman, aplica la segunda ley de Newton para que un ortopedista y traumatólogo pueda determinar la fuerza que debe aplicar a un hueso dislocado para colocarlo nuevamente en su lugar. También se aplica en la Astronomía, ya que permite realizar el análisis de movimientos que ocurren en los cuerpos celestes, fascinante, ¿no?

3ra Ley de Newton

Y terminamos con la tercera ley de Newton, popularmente conocida como el principio de acción-reacción. El enunciado dice:

“A toda reacción corresponde una reacción de la misma magnitud que actúa en la misma dirección, pero con sentido contrario”

Sin duda esta es la más famosa de las tres, y con más razón; casi todo lo que se haga o se decida tiene una consecuencia, así que podría compararse con la causa-efecto. Así que partamos a los ejemplos y las aplicaciones. El primer ejemplo lo vivimos a diario, cuando caminamos, debido a la fuerza de fricción entre nuestros zapatos y el suelo, empujamos al suelo en un sentido (acción) y el suelo a su vez nos impulsa en el otro sentido (reacción), ¿lo ves? Las leyes de la Física están en todas partes, veamos otro caso. Un imán se acerca a un clavo y se observa cómo el imán atrae al clavo (acción); sin embargo, el clavo también atrae al imán (reacción) con la misma intensidad y dirección, pero en sentido contrario.

Ahora que ya somos expertos en cuanto a la tercer ley de Newton, veamos alguna aplicaciones prácticas que esta tiene. Retomemos el ejemplo de las sondas espaciales, estas reciben un impulso de los motores (acción) que provoca que esta se mueva (reacción), ¡por eso es que pueden seguir atravesando la vastedad del cosmos!

Otra aplicación es cuando hay una emergencia de incendio, la punta de una gran manguera contra incendios tiene asa, la cual los bomberos deben sostener con firmeza, debido a que, al salir el chorro de agua, la manguera es enviada en sentido contrario de manera visiblemente, por ello, los bomberos deben de estar capacitados para resistir la reacción que provocará el accionar el extintor, sino podrían ocasionar un accidente y salir dañados ellos, así como terceros.

¿Qué aprendimos?

En conclusión, en este artículo hemos aprendido que las leyes de Newton rigen el universo que conocemos a nivel macroscópico y que están presentes en cada aspecto de nuestra vida, desde que nos levantamos hasta que nos dormimos. Así que la próxima vez que te pregunten: ¿para qué me sirve aprender sobre las leyes e Newton? Podrás demostrar la gran utilidad de estas leyes en nuestra vida.

Catherine Sánchez ha realizado este blog
Catherine Sánchez ha realizado este blogColaboradora